Sesto Fiorentino
Los orígenes del municipio de Sesto Fiorentino se pueden encontrar en las testimonianzas fùnebres que se pueden visitar en di Quinto, en el parque de Villa Manfredi, donde todavía está la tumba etrusca de la Montagnola, el edificio funebre resale al siglo VII aC, y está en excelentes condiciones.

Entre los monumentos más interesantes también está la tumba de Mula, un edificio funerario a tholos, construido en el siglo VII aC.
El nombre proviene de una tumba segùn una antigua leyenda en la que fue enterrado una mula en el campo de oro.

Notables son también las parroquias de San Martín del siglo IX, San Andrea Cercina, S. María Quinto, y de San Bartolomé en Carmignanello del siglo XII.

Para los amantes de la naturaleza, una ruta turística de hacer en Sesto Fiorentino es dentro del Park Neto: una àrea natural al interno de una zona altamente urbanizada que se encuentra intacta.

Entre las iglesias más antiguas de Sesto Fiorentino seguramente debemos recordar la Iglesia de Santa María y San Jacobo en Querceto.